Últimos temas
» CRONOLOGIA HTML STAR WARS
Miér Dic 23, 2015 12:24 am por Charlotte

» Firmas html
Mar Dic 22, 2015 10:55 pm por Charlotte

» Serpents in my mind
Lun Dic 21, 2015 7:35 am por Charlotte

» Ficha de prueba - Cornflake girl
Dom Oct 18, 2015 6:30 pm por Charlotte

» Ficha de prueba - Blue cowboy
Dom Oct 18, 2015 4:43 pm por Charlotte

» FICHA MODELO STAR WARS
Dom Oct 18, 2015 3:49 am por Charlotte

» Ficha Cecile
Mar Oct 13, 2015 8:09 am por Charlotte

» NUEVAS RELAS - ALL THE KIDS
Vie Ene 30, 2015 4:34 pm por Charlotte

» Relaciones Char/Clarimond
Vie Ene 30, 2015 3:42 pm por Charlotte


Ficha Char Bloodycross

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ficha Char Bloodycross

Mensaje por Charlotte el Mar Abr 22, 2014 12:30 am



Do you really want to meet her?

Nombre completo: Charlotte Maurer. Apellido inmencionable por la chica al presentarse.

Edad: En apariencia no pasa de una joven de entre los 18 y veintipocos, sin embargo cuenta ya con 107 años de no-vida en su haber… que ella recuerde claro.

Sexo: Femenino.

Generación: 11°

Clan: Caitiff

Secta: Independiente

Inclinación sexual: Indiferente, técnicamente Asexual

Ocupación: Superviviente / Música y cantante de rock

Disciplinas: Fortaleza, Potencia y Celeridad

After all, she is a undead girl...

Descripción Física:
Simple, normal, casi estereotípica. De todas maneras no es alguien a quien le importe destacar por su apariencia, mas obstinada siempre en salir con no-vida de otra noche que en su aspecto físico. Bueno, eso no quiere decir que ande por la inmortalidad como una vagabunda que duerme en las calles, ante todo pone la higiene en particular después de las noches de "caceria", en un intento de lavarse el recuerdo. Únicamente se trata de una persona práctica y algo desinteresada.

1.67 de estatura y peso de 54 kilos le hacen el favor de una figura ágil, liviana y estilizada, aunque de todas formas la cubre con capas de ropa por costumbre y por la palidez poco común que se mantiene, de forma uniforme desde los pies a la cabeza como si la Luna le hubiese moldeado y bañado con su propio albor, de tacto gélido en su mayoría cual si de nieve se tratase. Algunas pequeñísimas cicatrices quedan en sus hombros, espalda, brazos y piernas pero, no debes dejarte engañar: no son parte de su inmortalidad,  ¿De qué le serviría la regeneración entonces si no puede borrar ni siquiera heridas superficiales sin dejar sus rastros? Todas ellas son de un pasado mortal muy, muy atrás y por eso no pueden quitarse ya, sin embargo ya no les toma importancia. No tienen significado, porque tampoco poseen la suficiente fuerza para traerle algún recuerdo de esta vida abandonada tras la muerte, sepultada quién sabe dónde. Solo hay una marca en su piel que si cuenta con una reminiscencia y una razón de ser muy presente en su cabeza –y su corazón- Un tatuaje a sus espaldas, tal como lo está el pasado que le sigue empujando hacia adelante.

Su fisonomía goza de la misma delicadeza jovial y característica que poseen todos sus congéneres, jóvenes por siempre a pesar de que los encantos de la muerte provocan fascinaciones en los mortales que es mejor dejar ir o reprimir antes de acabar mal, muy mal. No se consideraría a sí misma agraciada o menos un individuo ejemplar, no obstante al menos puede lidiar con su imagen en el espejo, consigo y con su conciencia. Sus rasgos finos y a veces casi pueriles no se dejaron vencer por las arrugas al igual que sus brazos y piernas todavía pueden moverla en vez de una silla de ruedas, pero queda claro que el precio que pagó por ello, para la edad con la que cuenta estuvo lejos de agradarle. En ocasiones no está segura si haber envejecido como un humano común  y corriente -o fallecido como uno- hubiera sido mejor. Por lo demás procura parecer normal, se las arregla tal cual puede para pasar mas "saludable" y desapercibida en medio de las multitudes, mezclada mas en las sociedades humanas que en las vampíricas; sin embargo es obvio que no puede escapar de sus "hermanos de sangre" todo el tiempo.

Finas hebras de ebano enmarcan su rostro, oscuras como la noche y algo alborotadas por el viento, rebeldes para concordar con su despreocupación en cosas tan mundanas e inútiles como moda o "vestir con propiedad". Por debajo de su mentón o poco más largo, su cabellera nunca pasa de los hombros y le gusta así incluido el color, pese a que le haga lucir más pálida. Otro rasgo inconfundible en ella son sus ojos por supuesto, ya que no basta con su entera diafanidad para ser como un par de ventanas que revelan lo que hay en su pecho; el matiz particular en sus iris del mas vivo bermejo, a veces tan oscuro al igual la sangre que corre por sus muertas venas, o un ambivalente y resignado corinto. En ellos arraiga una muda tempestad de fervor por lo que sea a lo que se aferre en su interior pero también, la compasión y la vida de un alma que se resiste a morir con su cuerpo, inerte aunque andante, sobreviviente hasta que no haya de verdad otra opción que perecer definitivamente. Aún en su mayor seriedad, el lienzo que tiene por semblante puede colorearse del mas hondo sentimiento sea de frustración, de incomprensión, abstracción, piedad, añoranza o ve a saber tu lo que pase por el pensamiento de la chica en el instante, solo hay que observarlo minuciosa y rápidamente antes de que se gire de mala gana y te de la espalda para irse si fue con malicia, pues detecta las miradas a sus espaldas enseguida y no le gusta ser observada tal si fuera un objeto de estudio... o una presa para analizar antes de darle caza, jugando al gato y al ratón. Si no es el caso, al menos una breve y amable sonrisa te ofrecerá, antes de preguntarse si tiene algo mas raro o desagradable de lo común que haga llamar tanto tu atención en ella.

Para finalizar sus vestimentas no varían mucho. Opta por los colores más oscuros por la facilidad de estos para camuflarse por la velada. Le agrada por igual el rubí y el gris. Pantalones de vestir o de mezclilla por comodidad , blusas de mangas largas o cortas pero sin escote (por lo regular); suéteres, gabardinas y sacos largos (su predilección) son lo que más usa, ya que entre mas ropa traiga se siente un tanto más segura y le es mas fácil ocultar las armas. Cinturones, guantes y bufandas tampoco faltan, a pesar de que sean las mismas de siempre. Las botas de piso por supuesto no podían fallar. Lujos y extravagancias le tienen sin cuidado y menos aún le interesa ser mas femenina en su vestir si no es realmente funcional... ojo, que no se ha dicho que ella no haya usado un vestido o un par de zapatillas alguna vez, no obstante, la "vida" de una vastaga errática se sobrelleva mejor sin vestidos, faldas o tacones.

Spoiler:






Debilidades:
— Carencias de su falta de clan como lo son el no poseer las disciplinas mas representativas de este, el Ventrue.
— Inexperiencia obvia de realmente cómo se encuentra el sistema dentro de la Camarilla y el Sabbath al ser independiente.
— Intolerancia a la luz solar prolongada, que realmente puede derivar en quemaduras mortales con una exposición duradera al astro rey.
Debilidad del clan: A excepción de sangre de vampiros, no puede consumir otro tipo que no sea la de criminales, varones y de entre 20 y 60 años. Da igual el crimen, desde simplemente robar o estafar hasta haber cometido homicidios.

Virtudes:
— No necesita ser toreador o hija de la cacofonía para ser poseedora de una buena voz y sobre todo, de un gran dominio del piano y los instrumentos de cuerda tales como guitarra (acústica y eléctrica) violín y violoncello.
— Sabe conducir tanto carros como motocicletas.
— Ambidiestra, mas en cuanto a armas se refiere.
— Manejo -para algunos envidiable- de armas blancas y, en menor medida armas de fuego.

Defectos:
— No sabe mentir. Se le nota enseguida en las facciones, por eso prefiere quedarse callada y retirarse, de ser posible.
— Pésima puntería en movimiento -Por ejemplo, disparando a ras de la ventana de un vehículo en camino-
— Sensitiva y temperamental, más cuando se trata de defender personas indefensas. Algo que claramente va de la mano con esa humanidad que no deja ir aún. y que le ha acarreado muchos problemas.
— Demasiado humanizada todavía como para cobrarse vidas que considere inocentes. Antes, preferiría enfilarse a una pandilla del Sabbath ella sola como carne de cañón o a una manada de fenrirs furiosos, que asesinar una familia… o un niño siquiera.

This world is so fucking sick, right?

Descripción Psicológica:
¿Cómo ver otra cosa en esos ojos rojos como la oscura sangría o el vino, que no sea una atormentada y ofuscada humanidad? Es la mirada de alguien que hasta la fecha, en el fondo no puede comprender la antología de la maldad en el mundo de tinieblas al que fue condenada. Alguien que tuvo que resignarse a vagar por las sombras hasta el hastío. Entonces, la sutil amargura y dureza en sus iris es como un fino velo que ornamenta pero no sirve para protegerle de nada. No hay esperanza, la detesta y la pisotea pues no es más que otra tortura con un nombre lindo. Para acercarse siquiera a describir lo que en verdad habita en su alma hace falta tomarse el tiempo de ver más allá de lo visible… o de lo que ella te permite mirar, en sus ojos. Dicen que así es como miran los humanos, no los muertos.

Moral. Esa es la palabra clave para comenzar. Le atormenta psicológicamente más que lo que pudieran decirle con intención clara de perturbarla. A veces la aborrece, otras siente que ya no importa demasiado y no obstante no hay diferencia, continua aferrándose a ella como lo haría un náufrago a los restos de una embarcación destruida en medio del oscuro océano, antes de hundirse en el abismo para siempre. No importó el pasar de los años, ni tampoco todo el infierno que sus ojos fueron forzados a ver durante más de 100 años noche tras noche, o los ríos de sangre que reprimió de sus ojos y solo le volvieron más dura como un mecanismo de defensa, el tormento disfrazado de bondad se quedó y enraizó ahí y matarlo es matarla a ella, a quien es y todo lo que vivió. Su mismo trato con la gente, mortal o no se ha limitado a cortesías no más allá de una convivencia breve, una o dos veces; siendo entonces una suerte bizarra si la topas una tercera vez. Son raras las personas que podrían presumir de gozar de su entera confianza… y entre este extraño grupo no abundan los hijos de Caín.

Lo cortés no quita lo valiente. No importa lo que seas ni tu ideología, si no eres lo suficientemente bastardo y desafortunado para tomar de ti su cena no va a atacarte ni con palabra, puño o colmillo a menos claro, que tú lo hagas primero y no le queden opciones. Hombre o mujer, rico o pobre, blanco o negro, humano o no humano no hay distinción: te tratará con el mismo respeto con el que le trates por lo que, cosas estúpidas como racismo y discriminación tampoco están en su diccionario. Es demasiado decir que si la perversidad no existiera el mundo entero podría ser su amigo, aunque así lo fue algún tiempo muy atrás, cuando la ingenuidad todavía le quedaba para sufrir de la esperanza y creer que eso era bueno, no conocer la verdad que ahora sabe. Vastagos así solo están destinados a morir con su inocencia, lo suficientemente jóvenes para comprender y por eso ella tuvo que dejarla atrás… ¿O probablemente solo la escondiera muy adentro, tal como se esconde un pecado? Nada es seguro.

Empatía es otra cosa de la que no puede librarse, y la indiferencia tampoco quiere bendecirle para pasarla menos peor. Odio u amor, estima o desaprecio; o es negativo o es positivo, sin embargo difícilmente existe un punto cero para alguien. Lo que sí podría caracterizarle y ser un punto aparte es su habituada calma y auto-control: los conflictos deben arreglarse con palabras en lo posible, ¿Para qué se habría inventado el habla entonces? No le cabe el término “hermanos de sangre”, ellos le enseñaron a temer y a desesperar hasta que tuvo que arrancarse no solo la venda, sino los párpados de los ojos para poder ver la infame y morbosa realidad… no obstante, es algo que así mismo podría agradecer, circunstancia por la que no hay rencores. Demasiada es su paciencia, mas no es infinita… así que, si le hiciste enfadar es por razón de MUCHO peso.

¿Necedad? Por supuesto… es lo que le mantiene no-viva. Si hay fe, si le quedan los brazos para defenderse y las piernas para correr o al menos le quede “aliento” y cordura, va a seguir luchando, no importa qué. Una fiera voluntad o una obtusa tenacidad; puedes tomarlo como prefieras.

Gustos:
— Conducir. Especialmente de noche por la carretera, y rápido. Alguna vez robó un auto a una pandilla de mortales pero prefiere conseguirlos lícitamente. Ah, y le encantan los descapotables.
— Los animales, los adora… aunque ellos a esta no. Le caen mejor que muchos individuos y, al final, a la larga le pesó menos tener que alimentarse de delincuentes que de bestias.
— La música. Si fuera una religión, la joven sería sin dudas una devota y fiel seguidora de esta. Sencillamente no puede existir sin ella, es el alimento de su alma y su motor para seguir cuando todo se va al demonio.
— Viajar. Antes del letargo, la cainita técnicamente vivía para esto. Pocas cosas hay mejores para la no-muerta que conocer nuevos lugares. AMA viajar tanto como ama su propia libertad. Va a donde se le pegue la gana, no importa el destino.
— Cantar y tocar. Son pocas las veces que lo ha hecho ante un público grande, pero siempre se le puede encontrar al menos taradeando o silbando una canción de la radio mientras conduce, alguna que escuche por ahí cuando camina por las calles o lo que se le venga a la mente.
— El escenario. Es una fascinación que va más allá de su personalidad habitual. Puede parecer un poco excéntrica para sus iguales cuando de performance se trata, pero no puede estar sin dejar el alma ahí donde canta con el corazón, se ríe, salta, corre, se tira de rodillas, rompe las cuerdas de la guitarra por la vehemencia con la que toca, actúa, invita a su público a cantar, convive con ellos y a veces hasta les coquetea. En conclusión le encanta hacer todo un show, simplemente vive ahí. En definitiva creerías que se trata de la misma chica sosa y retraída de siempre antes de subir, que el monstruo con forma de mujer en el que se convierte en escena.
— La gente, y la compañía. Es engorroso estar solo todo el tiempo, ¿No? Le agradan las personas sencillas, pero humildes y sobre todo: valientes.
— La generosidad… algo muy olvidado a la época.
— Los niños. Junto con los animales, considera que no hay criaturas de más pureza que estos.
— Un buen sentido del humor… preferentemente de gente cuerda -no de mente retorcida, vamos-. No será dama de risas constantes, ¿Pero a quién no le gusta reírse un poco?
— La lluvia, sin dudas. Nada más bello que el cielo nocturno, fresco y tan rojo que parece sangrar tras un aguacero. Esto a falta de amaneceres.
— El bosque, una lástima por los lupinos que habitan ahí. Las praderas y jardines también cuentan.
— La naturaleza en general, qué diablos. Tiene la inmortalidad entera para descubrir más rincones del mundo en sus travesías, y cualquier paisaje por la carretera se robará su mirada automáticamente.
— Entrenarse físicamente, o mejorar sus técnicas. Antes era sólo por necesidad, ahora ya es un gusto.

Disgustos:
— Las disputas y riñas de poder entre sus congéneres. Le aburren.
— Las discusiones y peleas callejeras. Fundamentalmente le estresan.
— La crueldad y la violencia,  con o sin justificación.
— La falta de piedad y los abusos, y ni hablar de las injusticias. Simplemente no.
— Las traiciones, algo que carece de su perdón. Las mentiras así mismo… para eso mejor guarda silencio.
— El orgullo, peor si es por cosas estúpidas.
— Soñar. Sus contadas visitas en el reino de Oniro no suelen ser muy gratas siendo no sueños, sino pesadillas.
— Los más antiguos. Entre más viejos más cascarrabias... y no es divertido ser devorado por un vegete o si quiera tener que escuchar sus sermones de luchas por la supremacía, apocalipsis, señales de la gehena, conspiraciones vampíricas y cuanta chalada tengan en la manga. Que te vean la cara de peón barato además es una patada al hígado.
— Tener que fingir, cualquier cosa ya que no es muy distinto a mentir. Se acostumbró a guardar su verdadera identidad y es algo que tiene que hacer, pero está lejos de agradarle en el fondo.
— Hipocresía. ¿Por qué si alguien te cae mal vas a forzar buena cara?
— Que intenten gobernar su no-vida, o que le digan cómo vivirla (o mejor dicho, no-vivirla). Podrá ser una fiel aliada y acatar órdenes para el bien común pero al final, solo ella es su propia dueña.
The dead is not the end, is the beginning
Historia:
No se puede escapar de la naturaleza con la que se nace… o con la que se muere. No importa cuánto y hasta donde te escondiste, ella siempre te encuentra una y otra vez al igual que el pasado. A la vuelta de la esquina, al otro lado de la pared, susurrándote al oído en la mitad de la noche o en la cara de alguien que creíste muerto no solo físicamente… sino también en tus recuerdos. Es de debajo de dónde venimos todos quienes hemos sido condenados, y siempre varamos de nuevo en el mismo sitio. Hondo, tan hondo que tocar el fondo no es una opción.

No le preguntes de su pasado mortal, no lo sabe. Tampoco le cuestiones sobre su creador ni lo que fue de él si no quieres que te mande al diablo. No va a sentarse a decirte la historia de su no-vida mientras te tomas tu café, enciendes un cigarrillo y pones la grabadora para tenerlo como material de un exitoso libro -¿A qué vampiro en su sano juicio se le ocurriría eso?-. Probablemente te quedes con la eterna duda de lo que ha pasado en sus noches tras más de una centuria, el porqué de su constante silencio y su gesto adusto, las personas que pasaron por su camino o lo que sucedió con ellas… pero, si solo miras a sus ojos no harán falta palabras de su boca; estos no pueden mentir. Su semblante será reservado o te lo esquivará, sin embargo parece siempre existir una tormenta de sentimientos y luchas de fe en esos orbes que no pueden borrar de su cabeza nada de lo que han sido testigos.

El tiempo es muy relativo... absurdamente relativo, casi engañoso. Eterno para aquél que pena y sólo cuestión de unos segundos para el que se ríe, y ella lo ha comprendido bien en la alegría y la miseria, en la breve y dulce compañía de algún ser entrañable o en la soledad mas amarga. Todo eso ella lo sabe. ¿Cuánto serían en realidad 107 inviernos en una existencia que se supone, es inmortal? Cada uno da valor a esos años y décadas. Charlotte al menos no considera haberlas desperdiciado en ningún momento, pues cada experiencia le ha convertido en lo que es ahora y a pesar del infierno, no podría estar decepcionada de ello, o de sí misma. Hacer eso no solo sería un engaño y una falta de respeto a su propia persona, sino un insulto a su existencia y todo lo que ha luchado con uñas y colmillos para seguir en el plano de los vivos. Aún cuando las noches se tornaran atroces, siempre hizo las cosas a su manera y de sus derrotas aprendió tanto como de sus victorias, aventuras, desventuras... y pérdidas.

Despertar. Con un demonio. Si alguien le hubiese echado una mano al menos las primeras noches no la habría pasado tan pésimo, o siquiera no tendría  tantas cosas que haber lamentado. De por sí ya es duro abrir los ojos al orbe de tinieblas con quien se haga cargo de ti siendo un nuevo chiquillo, peor todavía si el responsable de ese nuevo vastago se lo tragó la tierra. Lo que quedaba entonces era simple: sobrevivir, de la jodida manera que fuera hasta conocer porqué era lo que era, una hija proscrita de Caín aparentemente libre, pero sin guía, sin Sire, sin clan. Ninguna ayuda, pocas opciones; ella sola contra el resto del mundo... No fue fácil, por supuesto. Diez largos años pasaron antes de que pudiera encontrarse con su “padre” por primera vez. Detalles acerca de este encuentro no le agrada contar y directamente se guarda en secreto el legado que se le dio por parte de él pero, cosas que pueden rescatarse es que sí vivió una temporada a su lado. Aprendió muchas cosas bajo su tutela (a pesar de que se le ocultara un mayor número de cuestiones de las que se le enseñaran) mas, no duró demasiado antes de ambos tuvieran que separarse, en un desenlace que fue bastante trágico... y no revela, dándole así a la mayoría de los vampiros que se enteraban sobre esto, el lujo de la duda en si la joven llevaba o no un grave pecado cargando en sus hombros. Tampoco sus labios sueltan palabra de por qué él desapareció tiempo después y durante un breve periodo de tiempo, ella no salió de la mansión donde llegaron a morar. No explica a dónde fueron a parar las demás riquezas en vista de que el propietario original se fue sin dejar rastro, ni porqué ella vendió todo en la masión y se marchó lejos.

La chica era un fantasma de aquí para allá en cada rincón del mundo que alcanzara. Nunca se quedaba demasiado en un solo lugar, no obstante sí que viajó por gran parte del mundo. Desde Europa hasta Asia, posteriormente más al sur en Oceanía y de vuelta a Europa para al final trasladarse a América… tiempo tenía de sobra, lo mismo que ingenio para llegar a donde quisiera aún sin mucho dinero. Por otro lado, pronto comenzarían los entrenamientos  y los escapes, a veces simultáneos en una pugna por sobrevivir de quienes desearon ponerla como festín principal en su cena. Ni hablar de las sospechas en su contra a causa del paradero de su Sire. Diablerie acusaron algunos, las cacerías de sangre vinieron después y huir era el pan de cada noche... mas, de repente cesaron sin razón. Era ilógico dentro de lo absurdo (los culpables no pueden poseer la mirada que ella, desesperada, poseía). No había una explicación convincente ¿Pero quién en su situación podría cuestionar aquello? Volvió a irse lejos al ser libre, al igual que se adiestró mas en artes de combate. Poco a poco, con esfuerzo y otras ocasiones a base de luchas fue ganándose una reputación entre la sociedad vampírica no para destacar, sino para que  se le respetase y le dejaran seguir su camino en solitario. Salvo excepciones curiosas y casi bizarras, nunca encontró buena compañía entre su propia especie. Independiente de toda secta o clan era mucho mejor de dicha manera, ¿Por qué carajo iba a aguantar humillaciones de otros, solo porque pudiera sentirse mas "protegida" en compañía o dentro de una secta que hedía a corrupción y hambre de poder? Al diablo con ello, podían irse todos al infierno si es que quedaba ahí lugar para ellos.

Punto y a parte, existe algo que  todavía le quita el sueño y más aún que su aparentemente difunto creador. ¿Que si ella amó? Por supuesto. La sola palabra le sabe dolorosa y extraña en la lengua si lo relaciona con aquél acontecimiento cuyo dolor no entiende, sobre todo si la cobardía le jugó en contra. Se trató de un mortal... grave error. Incluso le llena de coraje recordar la manera que tuvo para experimentar en carne propia lo más típico para un condenado: Enfrentarse cara a cara con la verdad de que no puedes hacer mucho en la vida de los mortales... cuando la muerte se atraviesa antes de que te des cuenta. Tras el funeral del que fuera el único hombre que amara, durmió. Un sueño de 5 largos años, interrumpidos por correspondencia con la familia del mortal sin embargo, literalmente muerta en vida no sólo en cuerpo, sino en alma. Suelen decir que el tiempo cura todas las heridas... pero esto no le da resignación, y no la quiere de todas formas. Un susurro aún se escapa de sus labios antes de despertar por completo en la penumbra: “Dante”.

Las noches ha pasado y han hecho de las suyas. Las décadas no han ocurrido en valde y ahora no es que haya deseado olvidar: sus recuerdos siempre estarán con ella haga lo que haga, vaya a donde vaya. Sencillamente no puede quedarse sentada a ver la no-vida pasar dentro del abismo, mientras los errores del pasado le torturan. ¿Qué mas queda al fin y al cabo que seguir? Hace meses que despertó de su letargo por completo y volvió a la civilización. Ha dejado Norteamérica, el lugar de los acontecimientos hace 5 abriles y ahora se halla en territorio Oriental, rondando por ahí, regresando a las andadas, poniéndose al tanto de lo que sucede ahora en el mundo sin rumbo fijo pero sin intención de rendirse. No puede, y esa es otra maldición... ¿Quién lo diría?
{ EXTRAS
Otros:
☥ El único tatuaje que posee está situado a lado de su omoplato izquierdo -donde debería estar su corazón, pero a sus espaldas-. Se trata de un cráneo humano adornado con rosas y enredaderas de espinas, para terminar debajo del dibujo con la frase Death is just an excuse to love you eternally".
☥ Suele usar nombres falsos como “Charlotte Gray Johnson” "María Wallace", "Charlotte Brown" -Charlie Brown- "María S. Crowen", "Meredith J. Smith" o cuanto apelativo se le ocurra en sus identificaciones, lugares que visita y gente en general. Así como algunos coleccionan amigos, aliados o las cabezas de sus enemigos... ella colecciona nombres.
☥ Se ha dicho ya que nunca menciona el apellido, y pocas cosas hay que le incomoden más, que el hecho que alguien llegara a llamarle por este (además de ser por supuesto, una demostración obvia de que conocen DEMASIADO de ella). Existe una historia turbia dentro de todo este asunto que prefiere no recordar, razón particular por la que solo se presenta por su nombre de pila.
☥ Llegó a ser conocida por apodos como “Blade Maiden” “The renegade” o “Red eyes Char”. Algo que le causa gracia, pero es un gran halago. Todavía puede haber vástagos jóvenes que le reconozcan por estos apelativos… si es que no se los han comido a todos.

Físico Original: Kate Beckinshale - Underworld



-CHARLOTTE MAURER© 2014 ALL RIGHTS RESERVED - DON'T STEAL OR YOU'LL DEFINITELY DIE-




Charlotte
Admin

Mensajes : 115
Fecha de inscripción : 02/06/2012

Ver perfil de usuario http://amaranth.foroactivo.com/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.