Últimos temas
» CRONOLOGIA HTML STAR WARS
Miér Dic 23, 2015 12:24 am por Charlotte

» Firmas html
Mar Dic 22, 2015 10:55 pm por Charlotte

» Serpents in my mind
Lun Dic 21, 2015 7:35 am por Charlotte

» Ficha de prueba - Cornflake girl
Dom Oct 18, 2015 6:30 pm por Charlotte

» Ficha de prueba - Blue cowboy
Dom Oct 18, 2015 4:43 pm por Charlotte

» FICHA MODELO STAR WARS
Dom Oct 18, 2015 3:49 am por Charlotte

» Ficha Cecile
Mar Oct 13, 2015 8:09 am por Charlotte

» NUEVAS RELAS - ALL THE KIDS
Vie Ene 30, 2015 4:34 pm por Charlotte

» Relaciones Char/Clarimond
Vie Ene 30, 2015 3:42 pm por Charlotte


Ficha de prueba - Cornflake girl

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ficha de prueba - Cornflake girl

Mensaje por Charlotte el Dom Oct 18, 2015 6:30 pm

MONOCHROMATIC GIRL
 

NOMBRE: Ya'ara Ni'Zeev. Galatea es tan sólo un sobrenombre que
adoptó hace algunos años.

EDAD: 19 años

SEXO: Femenino

ESPECIE: Nagai

PLANETA NATAL: Toydaria

AFILIACIÓN: Neutral/Independiente


APARIENCIA "Always has be more than you can see, my friend."

Estatura: 1.62 metros.

Complexión:Esbelta y ágil, casi menuda. Suele dar cierta impresión de fragilidad debido a su relativamente corta estatura, aunque es más fuerte de lo que aparenta.

Cabello:Lacio, rebelde y de tonalidad negro azabache; llegándole hasta por debajo de los hombros.

Ojos:Gris cristalino.

Piel: Por completo pálida, cuan mármol.

Otros rasgos:* Posee un tatuaje debajo de su ojo derecho, obscuro y en forma de espiral que nace desde el contorno del mismo, aunque tan pequeño que no logra descender a su mejilla. Sus labios también portan este matiz de manera natural.

* Pequeñas cicatrices pueden encontrarse dispersas por sus piernas y brazos, no obstante, la más notoria se halla en su hombro izquierdo, asemejando el patrón de una mordedura.



PERSONALIDAD Pareciera que sus labios, aunque obscuros, solo poseen la facultad para largar sonrisas y palabras amistosas, o que por otra parte sus iris son estrellas que seguirán resplandeciendo incluso cuando el último de sus suspiros sea llevado por el viento. Cierto es que no siempre gozó de un humor fresco y una personalidad tan extrovertida, pero el pasado es incógnito a los días presentes y si llegó a conocer la pena, no hay rasgo que ensombrezca su casi pueril semblante. En sus ojos chispea la auténtica vivacidad y es que, si bien puede quedarse tan estática y tranquila que crees que va a dormir en cualquier momento, al segundo que le sigue bien podras preguntarte DÓNDE diablos tiene el botón de OFF, o a qué horas se le acabará la cuerda. Quizás hasta sea un robot que a menudo haga corto circuito, ¿Quién lo sabe?. Hiperactiva es una palabra muy usual que han usado para describirla.

Sumamente alegre y relajada, por lo común no presenta problemas para entablar amistad con terceros. Tratará con el mismo respeto con el que sea tratada, y es que cuestiones estúpidas como racismo o discriminación no existen en su diccionario. Vamos, que si la perversidad no existiera, el mundo entero podría ser su amigo. Ingenua o no, gente que llegó a conocerla reconocía en la chica una buena estrella aún cuando hubiese nacido en el infortunio de la pobreza, mismo que permaneció durante toda su infancia y temprana juventud. Su manera de ser es sencilla y gentil por no decir afable; es de esas personas que prefieren ver el vaso medio-lleno y que se juegan a todo o nada en la aventura y en las metas a obtener, en las buenas y en las malas con pleno optimismo de cuanto pueden lograr y en los seres que más aprecia. Su código moral se cimienta en principios claros, simples, habiendo ya aprendido de las faltas que haya cometido antes y de las que sin embargo ya no vale la pena lamentar. ¿Cómo podría un individuo mostrarse tan radiante si no se ha perdonado a sí mismo? Si no hubiese aprendido esto, Ya’ara no sería como es ahora.

Su bandera, antes que la empatía misma es la honestidad, ¿Podría ser de otra forma para quien goza de unos ojos tan cristalinos como su alma? Nope. Si tiene que mentir mejor se quedará callada, porque si vas a pedir algo lo mejor es que lo des antes de hacerlo, ¿no? Desconoce por tanto la necesidad de engañar al prójimo para obtener beneficios, prefiriendo entonces tratar a las personas y ganárselas. Palabras elocuentes y modales de alta sociedad le son ajenos, pero a final de cuentas resultan (en su mayoría) innecesarios cuando se tiene tan buen humor y se sabe sacar el lado más lindo de las cosas. “¡Hasta de lo más ordinario se puede hacer algo genial!”, te dirá, pues resulta más feliz quien halla la alegría en las cosas más sencillas. Su arte es fabricar sonrisas, brindar un poco del entusiasmo que posee y no dudará en plantarte una sonrisa en la cara… aunque sea con sus malos chistes. Lo que cree correcto en su corazón es lo que ofrecerá, sin más. ¿Habías conocido chica más simple antes?



PERTENENCIAS

Mochila: De material impermeable y resistente, guarda en ella sus víveres, ropa, respirador, un comunicador, aceite y herramientas básicas de mantenimiento para su droide así como sus objetos personales y de aseo.

Diario de viaje: Se trata de un cuadernillo grueso, de dos palmos de alto por uno y 1/2 de ancho y la pasta dura, forrada de piel curtida. En él escribe lo más rescatable de sus aventuras con el propósito de, en un futuro, entregarlo a una persona importante en su vida una vez pueda reunirse de nuevo con ella.

Golguije: Siempre va pendiendo de su cuello por un fino y resistente cordel de cuero. Fue un obsequio de un ser querido, siendo entonces una de las pertenencias más preciadas que conserva.

Vibrocuchillo: Ligero, compacto y retráctil. 

Droide I-5YQ de protocolo: Armamento 1, Herramientas 2, Inteligencia 1.

Atuendo: Por lo regular escoge ropas obscuras. Pantalones ajustados de denim o piel gastada, una blusa ligera (o más abrigadora, dependiendo el clima), un cinturón con estoperoles en donde, por la espalda puede depositar la funda de su arma y botas hasta las pantorrillas. Una gabadina corta, de color negra y superficie relativamente lustrosa termina con su vestimenta y su protección, pues fue fabricada de armadura de electromalla, material pensado para enfrentarse a armas energéticas. A menudo suele agregar guantes del mismo tejido que la gabardina.



DESTREZAS

Oficio: Viajera. Ex-mercenaria

Profesión de combate: Mercenaria

Rango de la profesión: Principiante

* Dominio de nivel principiante en armas cuerpo a cuerpo. > Lucha haciendo uso de armas de contacto (no se incluyen sables de luz).

* Dominio de nivel principiante en combate desarmado y las artes marciales. > Lucha sin armas, usando su propio cuerpo para golpear.


Habilidades:
Habilidad Nivel I - Usuaria de artes marciales. Dificultad 1.

Habilidad Nivel I - Usuaria de armas cuerpo a cuerpo. Dificultad 1.

Habilidad Nivel I - Usuaria de armas ligeras. Dificultad 1.


Talentos:
Talento Inicial 1 | Sígilo I: La usuaria es capaz de moverse con el mínimo de ruido y/o sin llamar la atención de terceros,  siendo dificil de detectar.

Talento Inicial 2 | Supervivencia I: el PJ ha aprendido a sobrevivir en entornos naturales solo con lo que encuentre, con relativa facilidad. Incluye la capacidad para saber camuflarse utilizando el entorno natural.

Talento Inicial 3 | Espía I: el PJ es un espía. Puede conseguir información básica sin que lo descubran o sospeche de él.



HISTORIA“Ver a alguien morir de hambre puede ser lo más lastimero que encuentres, pero definitivamente nunca has visto a nadie morir de sed.”

Hasta las almas más puras pueden ceder frente la hostilidad, la corrupción y la miseria. Quien diga que un individuo puede seguir sus mayores principios morales aún en el perjuicio más absoluto, despojado inclusive de la dignida es que nuca tuvo que deslizarse por la auténtica degradación. La vida para ellos fue todo, menos un lecho de flores.

De sus padres poco y nada conoce. Su hermano mayor Kalevra, con quien comparte no sólo sangre y apellido sino las vivencias que más han marcado su psiqué solía decirle que eran viajeros espaciales y transportistas de polizontes, Nagais de pura sangre y los más intrépidos de su tipo pero, que al cruzar la atmosfera de Nal Hutta, ese inmundo planeta al que los dos chiquillos se vieron condenados a sobrevivir a duras penas, la nave falló. El primero en perecer fue el piloto, su padre, seguido de una pareja de ancianos y su joven nieto. La madre consiguió salir de la galera una vez se estrelló en superficie, sólo para dar el último aliento mientras protegidos entre sus brazos, sus dos únicos hijos, un varón de 8 y una niña de casi 4 años tuvieron que abandonar su seno para siempre. Un último tripulante joven salió de los restos, su nombre era Taru Mandrike, también un congénere suyo. Forasteros los tres, sin forma de regresar a su planeta nativo y teniendo que sepultar a sus muertos en una tierra ajena, la decisión no pudo ser otra. Otorgaron entierro a los difuntos y vendieron lo que quedó de la nave como chatarra.

Durante mucho tiempo la sed, el hambre, el frío de las infernales noches y la marginación fueron el pan de cada día. Un perro famélico y alguno de aquellos tres nagais no eran muy distintos: siempre a la defensiva, arriesgando el pellejo por una preciada gota de agua o un par de migajas, siempre como sabuesos rabiosos por la sed en un pueblo donde la necesidad de agua más que de alimento era capaz de hacerte matar a tu vecino. Más temprano que tarde, Taru se unió a una de las muchas pandillas de matones para hacer los trabajos sucios del cartel de los Hutt y, pese a que la vida para los ellos comenzara a prosperar un poco a partir de aquí empezando por la hambruna, bien se sabe que de un compromiso con la mafia solo puede salirse de dos maneras: Saldándolo o probando el acero. El chiste duró poco más de un par de años antes de que mataran a Mandrake por querer jugar chueco, dejando a los infantes completamente solos.

“Yo no seré tan descuidado y pretensioso como él, hermana. Haré las cosas bien, me convertiré en el mejor y nunca más tendrás que buscar en la basura de nuevo”.

Así fue como con apenas 13 años, a pesar de las negativas de Ya’ara, Kalevra contactó con el antiguo jefe de Taru y se incorporó a otra pandilla de contrabandeo de información y objetos robados. Aprendió el oficio de la estafa, el timo, el robo y la intimidación. A los 15 ya era un maestro del callejeo y a los 16 se hubo granjeado una fama casi legendaria que le acompañaría a donde fuera: La del más rabioso chacal de las calles, diestro como ninguno en pelea con cuchillos y un temido contendiente. Un demonio de blanco y negro leal pero implacable.

“No podrás mantenerme al margen de todo por siempre y lo sabes, Kalev. Ya estás hasta el cuello, no puedes salir… así que si uno cae, el otro también. Estamos juntos en esto y no hay nada que puedas hacer para cambiarlo ¿Entendiste?”

Contra la voluntad del mayor, la chica también terminó uniéndose al negocio mal habido a los casi 11 de edad. Ya sabía defenderse bien desde pequeña, así que siguió sus pasos con las facilidades que otorga una cara bonita y llena de ingenuidad para convencer a las víctimas, pasar desapercibida por esa faz angelical de la que nadie sospecharía. Así fue como pasaron su adolescencia, aprendiendo que si una pútrida e hipócrita sociedad no va a abrirte las puertas, las ventanas tienen que ser rotas a la fuerza entonces. Se convirtieron en combatientes a sueldo y juntos llegaron a ser conocidos en el bajo mundo como “Las dagas gemelas”, poseedores de una agilidad y rapidez tan mortíferas como incomparables. Adquirieron nuevos nombres y una identidad; llevaron la vida siempre al límite, escalando en esos viles estratos hasta formarse un renombre y una vida cómoda pese a que todo el tiempo tuvieran el riesgo de morir de un instante al otro.

Entonces vino la primera gran oportunidad de viajar y abandonar, quizá para siempre aquél astro infame que tan mala vida les dio a prueba. Fue en una misión de contrabandeo interespacial y convenio con otra mafia en pos de unirse a la coalición; el destino fue la luna Nar Shaddaa. ¿Qué mejor lugar para extender la gloria de la que ya gozaban que ese antro lleno de oportunidades? Cuando la alianza fue hecha, el grupo pudo darse la libertad de conseguir suerte durante unos meses aunque, siempre bajo el mandato de sus superiores y sólo hasta que tuvieron que trasladarse otra vez, con la banda más nutrida de aliados nar shaddianos ahora hacia Saleucami en una empresa todavía más ambiciosa: Trabar nuevas relaciones fuera de la coalición. Con toda la experiencia adquirida, nada podría salir mal.

“¿Te quejas de que tuvimos que descender en este lugar? Da gracias que no fue Vaathrkee, habríamos muerto en medio de una lluvia de asteroides apenas arribásemos”

Una seria fuga de combustible en la nave les obligó a aterrizar en Cyborrea, territorio árido e inicuo; técnicamente fueron arrastrados por su alta atracción gravitacional. Nada podían hacer mientras no repararan el fallo. Los días pasaron tan lentos como pueden hacerlo en un tártaro de aquella clase. El delirio sembrado por la variabilidad de la atmósfera, aunado a la incipiente sed más que el forzoso ayuno para reservar provisiones comenzó a hacer estragos en la integridad mental de todos. El límite lo rompió un Balosar, frenético a causa de las privaciones y enajenado a tal punto que si el canibalismo y el estupro nunca fueron opción antes, no pareció tan mala idea cuando se abalanzó encima de la presa entre todo el grupo que al parecer, menos forcejeo le pondría: Ella. La cólera de su hermano no tuvo semejantes. Matarlo a tiros fue una bendición comparado a que le hubiese puesto las manos encima. A partir tal incidente. nadie más volvió a poner en duda su terrible reputación.

“No quiero réplicas de tu parte. Tu opción es aceptar el droide o dejar la vida que tienes a mi lado, Ya’ara”

Quizás por el sentimiento de culpa, o tal vez por un genuino intento más de protección, semanas posteriores de llegar a Saleucami y cumplir con el encargo, Kalevra compró un robot de protocolo modificado por un Jawa que, más que ayuda diplomática, tomaría el papel de guardaespaldas de la chica. Galatea lo bautizó con el mismo alias que el de su hermano: Morfeo.

- ¿Qué te sucede? Nunca te habías mostrado indispuesta ante un negocio, menos con una recompensa tan grande de por medio.
- Tengo un mal presentimiento. ¿Estás seguro de hacerlo?
- Pero claro que lo estoy, es la oportunidad que estábamos esperando. Podríamos ser completamente libres al fin."


Fue una nueva misión de consorcio en Jaminere, con el margen adecuado para depararles un gran ascenso y además, asegurar su independencia de la coalición Hutt si las cosas marchaban bien a partir del trato. Enlistaron a gente de confianza para no repetir lo que pasó en Cyborrea, pues harían una escala en Cadinth cerca de una zona desértica. Lo que ella no se enteró es que la promesa de emancipación no iba a ser para ambos, y que encima serían traicionados por tres de los integrantes. La ingratitud les costó la vida a ellos y a los hermanos, la unión. Tuvieron que separarse para cazarlos y aquella fue la coartada perfecta que el mayor aprovecharía en pos de una sola cosa: La libertad de Ya’ara.

*- ¿Dónde están? Lo he cazado ya, necesitamos regresar cuanto antes a la nave.
- No Ya’ara… únicamente yo regresaré. ¿Sabes lo que te espera si vuelves a la nave? Lo he visto en sus ojos, no vas a estar segura en este nido de víboras. Ni con toda mi furia podría contenerlos.
- ¿Pero te has vuelto loco? ¡Yo también puedo defenderm…
- Tienes a Morfeo a tu lado y una buena suma para comenzar de nuevo. Si desperdicias la oportunidad no habrá una segunda. Te estoy dando la libertad, hermana, no seas ingenua pensando que nos dejaran ir a los dos a la vez. Quiero que vivas una vida distinta antes de que sea demasiado tarde.
- ¡No puedes hacerme esto Kalevra! ¿Ni siquiera pensaste en preguntarme antes, por cortesía al menos?
- Lo hubieran sabido entonces, nos habrían matado a ambos. Te quiero y lo sabes, es por eso que lo hago. Volveremos a vernos cuando todo se calme.
- ¿Cómo sabré la manera de encontrarte? ¿Cómo me encontrarás tú a mí? Espera al menos un poco Kale… - La recepción comenzaba a fallar.
- Te encontraré incluso si cruzas la galaxia. En este planeta estarás segura, aunque deberás seguir viajando después. Debo reunirme ya con los demás.
- Maldito… por favor… cuídate.
- Lo haré, hazlo tú también. Te amo hermana. Prometo que volveremos a vernos.
- Yo también te am…- Corte de transmisión. *


“Prometo… prometo que te encontraré, Kalevra.”

Era la mejor forma de liberarla del yugo del cartel y no sólo eso, sino de que no la buscasen. Estar consciente de ello sin embargo, no mermaba su pena. Supo esperarse antes de entablar contacto, sólo para caer en la cuenta que el necesario lapso, aunque corto, fue suficiente para perder su pista por completo. Nadie reconocía al sabueso de blanco y negro, algunos decían haber oído que después de Saleucami se dirigió a tal o cual astro pero, nadie le daba un indicio que diese frutos… y así se mantuvo, solitaria e inaccesible vagando por las calles de la capital de Cadinth

“- ¿Cuál es tu nombre? ¿Por qué pareces tan triste, perdiste algo?
- … Me llamo Galatea, y no he perdido nada. ¿Por qué no te vas a casa con tus padres?
- Lo haría… si nuestro hogar no hubiese sido destruido. No puedo encontrar a mis padres, ¿Los has visto tú? Son humanos como yo, altos y…
- Hay demasiados humanos como para diferenciarlos entre toda la población.
-
- Está bien. Te ayudaré a buscarlos.”


Fue como verse a sí misma años atrás, justo antes de torcer por completo la inocencia en la lucha diaria por sobrevivir. Su nombre era Nye, tenía tan sólo 9 años cuando la encontró pero, si alguien le hubiese dicho a Ya’ara que la búsqueda no acabaría en una tarde o dos, sino hasta más de un año después… Bueno, es confuso saber qué hubiera hecho, ayudarla de todas maneras o seguir con su camino. El corazón de la mercenaria no pudo mantener la frialdad que tanto le caracterizaba, pues una aventura tras otra a lado de la niña terminó ablandando a la distante nagai que alguna vez fue. En todo el tiempo juntas dejó de hacerse conocer por Galatea, la transgresora, recuperando su nombre y su humanidad. Cuando llegó el momento de localizar a la familia de la criatura, a pesar de encontrarse tan lejos de su propia sangre se topó con aquello a lo que suelen llamar “felicidad”.

*- ¿Por qué no te quedas? Todos seremos felices aquí, podemos incluso buscar todos juntos a tu hermano después, por favor…
- No querida… este es tu lugar. Si quiero encontrarlo, sólo yo debo lanzarme a indagar su paradero. Sabes que no podría arriesgarlos a ustedes y además, el buen Morfeo irá conmigo. Él nos ha cuidado bien, ¿o no?
- ¡Pero no volveremos a vernos!
- ¿Cómo puedes asegurarlo? No temas… todo irá bien. Volveré para divertirnos juntas otra vez y pasar más aventuras, te lo prometo. Te escribiré todos los días sobre mis empresas y todo lo que descubra en cada planeta que pise.
- …Entonces, por favor lleva esto contigo – Le dijo, antes de colocar por sobre su cabeza el característico collar con el que empezó su verdadera travesía – Mi madre me lo dio para que nunca me pasara nada. Ella dice que significa “vida”, te protegerá para que la muerte nunca se fije en ti.
- …Gracias, Nye. Nunca me lo quitaré.*


“Sólo debes recordarte no mirar hacia atrás”

Así es como se ha mantenido viajando de un planeta a otro, tomando trabajos de muchas cosas que poco tienen qué ver con lo que desempeñaba en su antigua vida, vendiendo o intercambiando información que le permita llegar hasta él. Permitirse perder la fe es perder las enseñanzas que Nye le brindó.



OTROS DATOS

Fobias:
* Astrafobia: O mejor conocida como fobia a las tormentas eléctricas.

* Que intenten devorar su carne de nuevo, la suerte de canibalismo que ya sufrió hace años. La sola idea ya le causa escalofríos.

* Nunca va a admitirlo, pero inconscientemente carga con el temor de enterarse que Kalebra, la única familia que le queda ya esté muerto.

Aspiraciones:Reunirse con su hermano y así, dejar de viajar en su búsqueda, dejando ambos para siempre la vida de mercenarios. Visitar a la pequeña Nye una vez logrado lo primero.

Físico original:  Death, the Endless - The Sandman Comic



avatar
Charlotte
Admin

Mensajes : 115
Fecha de inscripción : 02/06/2012

Ver perfil de usuario http://amaranth.foroactivo.com/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.